Chocolates Eureka en la final de "La vida es una fiesta"

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Ok Leer más

Chocolates Eureka en la final de “La vida es una fiesta”

Chocolates Eureka en la final de “La vida es una fiesta” - Chocolates Eureka
20 de septiembre de 2016 0 Comentarios

El pasado 11 de Septiembre, Televisión Castilla la Mancha emitía el último programa de lo que ha sido el show del verano en las televisiones manchegas: “La vida es una fiesta”.

Chocolates Eureka quiso premiar a los finalistas del programa de televisión con una bandeja degustación con todos nuestros tipos de chocolate.

Este programa, presentado por Alicia Senovilla y el conocido Poty, ha consistido en 8 programas en los que se buscaba encontrar al “cantante del verano”. Acompañados por la Orquesta Krypton, los concursantes han competido por proclamarse ganadores de este programa.

La vida es una fiesta se ha grabado en distintos municipios castellano manchegos. A lo largo de los ocho programas, concursantes, músicos y presentadores, han recorrido la geografía de la comunidad, dando a conocer distintas localidades. La final del programa se grabó en el municipio de Argamasilla de Alba, en Ciudad Real.

En este último programa, se contó además con la participación especial de Carlos Baute. El cantante venezolano, acudió a la grabación del concurso, para colaborar tanto con su presencia en el escenario, como formando parte del jurado especial de la final.

Cuatro son los concursantes que llegaron a la final del concurso: Ángel, Elena, Palomi y Sara. Estos cuatro, eligieron cada uno las canciones a interpretar para convencer al jurado de que se merecían ser “el cantante del verano”. Tras las actuaciones, los finalistas eligieron al segundo ganador, quien se llevó el galardón a “mejor telonero”. El premiado fue José Mora, quien consiguió hacerse con el segundo premio del programa.  La ganadora de La vida es una fiesta fue Palomi López Tello, que se emocionó al convertirse en la nueva “cantante del verano”.

Para todos los finalistas, los presentadores y el propio Carlos Baute, fue una noche con final muy dulce, que terminó con una bandeja de chocolate Eureka para cada uno de ellos.